blog

El éxito de tu negocio radica en tu habilidad para tomar decisiones

por· comentarios:0

El éxito de tu negocio radica en tu habilidad para tomar decisiones

Por: Krishna Rodríguez

En el 2013 cuando mi negocio estaba en una etapa de post-incubación enfrenté el dilema más difícil desde su inicio ¿invertir en la próxima  etapa de crecimiento o cerrar las puertas? Quedarme en la misma etapa como un gran porcentaje de negocios lo hacen no me interesaba, fue durante ese dilema que me sumergí a investigar sobre el tema. El éxito en la vida como en los negocios radica en tomar más decisiones buenas que malas pero ¿cómo hacerlo? sobre todo cuando se nos presentan situaciones difíciles que  tienen el potencial de cambiar el rumbo de nuestros negocios y de nuestras vidas.

Según Sheena Ivengar, doctora de negocios y autora destacada en el tema, una persona promedio toma alrededor de 70 decisiones diarias. Si lo analizas, absolutamente todo lo que hacemos desde el instante que nos despertamos es una cadena de elecciones, incluyendo la actitud, así que al final del día nuestra satisfacción personal está relacionada con la calidad de resoluciones que tomamos. La Dra. Ivengar agrega que los ejecutivos de empresas toman adicionalmente unas 120 decisiones por semana en el trabajo, y que cada una conlleva a muchas más pequeñas. Lo que hace indispensable que los empresarios sean asertivos.

Decisiones fáciles versus difíciles

Según otra autora destacada sobre el tema, Ruth Chang, profesora de filosofía, las decisiones fáciles son las que sabemos que son mejores para nosotros. Un ejemplo sencillo sería prepararnos o no para una junta de negocios, si queremos buenos resultados obviamente decidiremos de prepararnos. Por otra lado, la Dra. Chang explica que las difíciles son cuando tienes dos opciones pero las dos son buenas, sin embargo una es mejor para una cosa y la otra mejor para otra. En sus investigaciones Ruth Chang descubrió que tendemos a elegir la más segura por miedo a lo desconocido y a la larga, en la mayoría de los casos, vamos entendiendo que optamos erróneamente por el rumbo que van tomando las cosas. Un ejemplo común es cuando jóvenes afrontan la elección entre una carrera que les llama la atención o la carrera tradicional de sus padres para conservar el negocio familiar, que también les interesa pero por otras razones. ¿Y entonces cómo escoger cuando tus opciones son todas buenas?

Resolver eficientemente  es liberador e impacta además de nuestra carrera profesional cada faceta de nuestra vida desde los amigos que tenemos, nuestro  negocio, la persona con la que nos casamos, la comunidad donde escogemos vivir, la educación de nuestros hijos, lo que aportamos a nuestra comunidad y al mundo, nuestra salud, ¡todo! Tradicionalmente usamos el siguiente método para tomar decisiones:

1) Identificamos las decisiones que hay que tomar

(Agregando claramente las metas que queremos lograr con cada una de ellas)

2) Creamos una lista de consecuencias  de cada una de ellas y nos informarnos sobre sus efectos

3) Estudiamos las opciones creando una lista de ventajas y desventajas

4) Escogemos la mejor  a nuestro parecer y la ejecutamos

5) Evaluamos posteriormente la elección tomada  y con el tiempo sus resultados.

 

El proceso puede parecer muy simple pero la verdad es que  muchos de nosotros, ante opciones muy buenas o importantes, dudamos  en la etapa cuatro ya que carecemos de una herramienta que nos ayude a definir claramente la que impactará más positivamente nuestros objetivos.

La Dra. Chang propone agregarle a este proceso algo único y altamente efectivo: el componente de “valor”. Es decir, hay que considerar, si la decisión es personal, ¿QUIÉNES somos? y ¿QUÉ  tipo de vida queremos? y aplicado a una empresa ¿QUIENES somos como emprendedores? y ¿QUE  tipo de empresa queremos crear?  Este ejercicio de auto análisis  otorga la oportunidad de discernir: “este soy yo y esto es lo que yo pienso y creo” o “ésta es la empresa que quiero crear según mis ideales  y valores”.  El “valor” es  único para cada quién y puede cambiar para la misma persona dependiendo de la etapa de vida en la que se encuentre. Por ejemplo, hay personas que escogerían un empleo mejor remunerado aunque tengan que viajar fuera de la ciudad por días y otros que escogerían estar más tiempo en casa con la familia aunque el ingreso sea menor.  Para un emprendedor podría ser que escoja un negocio específico porque sabe que así tendrá más tiempo para largos viajes. Se podría entender un valor como una “prioridad” en nuestra vida personal y ejercerla.  Cuando entendemos claramente nuestros  valores o prioridades estos se convierten en un eje y consecuentemente todas nuestras decisiones cotidianas fáciles y difíciles se alinean resultando en  soluciones  enfocadas y eficaces.

Proceso de toma de decisiones con el poder de transformación

¿Cómo se vería este proceso en acción? Cuando tuve que elegir entre cerrar o continuar mi negocio de jabones artesanales la decisión  no parecía fácil, sin embargo cuando le agregué a la ecuación los “valores importantes para mí” me di cuenta que al continuar con mi negocio  seguiría teniendo horarios  exhaustivos, una vida privada inexistente,  ingresos  buenos  pero no seguros, también estaba  subiendo de peso y mi salud lo estaba resintiendo, en el otro lado de la moneda,  la opción de cerrar el negocio me daría el tiempo de concentrarme en lo que ya pasaba horas  haciendo y anhelando hacer a tiempo completo: investigación, escribir artículos, organizar  talleres de planeación, etc.  Al darle prioridad a mi valor y analizar sobre qué tipo de vida prefería tener, entendí que las dos opciones tenían altos riesgos pero una me acercaba a pasar mi día haciendo cosas que me gustaban y la otra me alejaba de esas cosas así que cerré las puertas a pesar de que ya era lucrativo y de que tenía mucha proyección a futuro. Hoy estoy otra vez en la etapa pre-incubación pero con un proyecto donde trabajo desde casa, con flexibilidad de horarios y viajes lo que era indispensable para mí por mi situación familiar,  esa libertad no la tenía con mí otro negocio.

¡Las decisiones difíciles te dan el poder para convertirte en quien verdaderamente eres!

Proceso de toma de decisiones para el éxito empresarial

Los empresarios estamos en constante movimiento con múltiples factores que analizar  infatigablemente  (empleados, clientes, ventas, calidad de productos…) así que  resulta  determinante que logremos un buen ejercicio de toma de decisión,  afortunadamente una manera útil de prepararnos  para esto es  de definir claramente nuestros valores  como líderes y los valores de la empresa, así y sólo así podremos elegir más opciones ventajosas un mayor número de veces.  Phillip Van Hooseer, emprendedor, autor y conferencista de liderazgo, indica que nuestro desarrollo como emprendedores mejora en la medida que practiquemos la evaluación y toma de decisión, esto significa que  entre más veces decidamos,  más  eficientes y asertivos nos haremos.

Phillip V. Hooseer  comparte en sus conferencias de liderazgo un proceso integral y efectivo, los invito a considerarlo ante una situación de elección importante en sus empresas:

  1. Es indispensable entender cuáles son las herramientas necesarias dentro de nuestros  giros de negocios y hay que adquirirlas y saber usarlas. Ejemplos: tecnología, aplicaciones que apoyen el aumento de ventas o el posicionamiento del producto, investigación oportuna, saber hacer buenas preguntas, entender el mercado para tomar buenas oportunidades, etc.
  2. Entender las reglas, las escritas como procedimientos y leyes, y las no escritas como las basadas en tradición, cultura y hábitos.
  3. POSICIONARSE EFECTIVAMENTE. Esto es primordial para reconocer cuando una oportunidad se presenta y poder aprovecharla. ¡Hay que estar siempre listo!
  4. DOMINAR EL TIEMPO. No reaccionar muy rápido porque entonces caemos en responder emocionalmente, ni tampoco muy despacio porque podemos perder una oportunidad. ¡Hay que ser  rápidos pero sin apresurarnos!
  5. TOMAR UNA DECISIÓN. Si es ilegal, inmoral, poco ética o impráctica no tomarla ya que no nos llevará muy lejos.

Recuerden que una decisión se toma sólo cuando se ejecuta así que atrévanse  a pasar a la acción. Si se enfocan en entender bien sus  valores y enfrentan las decisiones difíciles (en vez de evitarlas) se convertirán sin duda alguna en los autores de su propia vida. ¡Éxito!

BLS_decisiones

 


CATEGORÍA
Emprendedores

Comentarios

844-273-0113

newsletter blsgroup

Regístrese

A Nuestro Boletín Electrónico

Reciba cada semana un resumen de noticias, tips; novedades con respecto a cursos, talleres y capacitaciones.